(+34) 946 521 472 info@carvajalyportell.com

El acceso al contenido no cesa de evolucionar. Apple ya está trabajando en un nueva categoría de iTunes para convertir noticias escritas en podcast. Hay lectores que prefieren escuchar las noticias en vez de leerlas. Incluso prestigiosas cabeceras como The Economist han creado departamentos específicos de naturaleza audiovisual para producir contenidos originales en formato vídeo. Parece una apuesta poco arriesgada sabiendo que su canal en YouTube consigue 755.000 visitas mensuales. Vivimos una “videorevolución” en la que los contenidos audiovisuales desplazan otros formatos o los transforman.

No siempre es necesaria una gran labor de producción audiovisual. A veces es suficiente con presentar las noticias o contenidos de texto de una forma visual y dinámica. Incluso  existen herramientas que facilitan la realización, como por ejemplo la plataforma online Wibbitz. Su tecnología analiza el contenido de texto, lo resume y añade imágenes dando lugar a videos que acompañan al texto íntegro.

Comunicar por medio de video, además de ser un formato más atractivo, es rentable, ayuda a aumentar el tiempo de permanencia en mi web, red social o blog, afectando positivamente al posicionamiento en buscadores y notoriedad de marca. Además, en el entorno digital hay una audiencia cada vez mayor que está acostumbrada a acceder a los contenidos a través de video.

Otro indicador de la tendencia lo encontramos en el estudio realizado por PWC sobre la Inversión Publicitaria en Medios Digitales 2015: la disciplina que más crece es Video con un crecimiento en desktop del 64% y en mobile con 96,6%. Ya supone una cifra de 124,2 MM de euros . La inversión de publicidad en medios digitales supera el 25% de la total en medios convencionales, consolidando la segunda posición y recortando distancia a la televisión. El estudio también revela que el vídeo se está convirtiendo en una de las locomotoras de la publicidad digital, con grandes crecimientos en todas las disciplinas.

Ya lo decía Confuncio: “Dímelo y lo olvidaré, muéstramelo y lo recordaré”