(+34) 946 521 472 info@carvajalyportell.com

Aunque por estas latitudes aun no hemos tenido la suerte de probarlo, el Apple Watch se postula como el Gadget mas cotizado del verano, ya que si las fechas se cumplen, el mes de junio será el momento exacto en el que aterrizará en nuestro país.

En la primera etapa llegó a Australia, Canadá, China, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Reino Unido y EE.UU. Desde principios de abril los usuarios tenían la posibilidad de realizar la reserva del Apple Watch de forma online, y ya desde el 24 de abril está disponible de forma física en las Apple Stores.

La marca, como en anteriores ocasiones, nos ha puesto los dientes largos en su página Web, donde durante unos minutos te dejan probar su nuevo juguete a través de un sencillo mecanismo, en el que puedes probar como funcionan en el dispositivo diferentes widgets y apps. Por si a estas alturas de la película todavía quedaba alguien sin caer en la tentación. No saben nada.

http://www.apple.com/watch/app-store-apps/

Ahora bien, tras llevar aproximadamente un mes en el mercado, las críticas no se han hecho esperar. En la mayoría de los casos, se trata de aportaciones positivas, en las que los usuarios felicitan a la marca por la nitidez de su pantalla retina, la facilidad para realizar llamadas a través de Siri y las posibilidades que ofrece gracias a la variedad de aplicaciones que uno se puede descargar.

Pero también hay que hablar de algunas carencias que están ahí. Hay quienes queremos pensar que se trata de pequeños fallos debido a su reciente entrada en el mercado, pero los primeros usuarios han lanzando sus quejas. Entre las más frecuentes, encontramos la de que a pesar de que se pueden realizar llamadas, no se pueden agregar nuevos contactos a la agenda. Un pequeño contratiempo.

Otro de los comentarios negativos más oídos, y tal vez lo peor del Apple Watch, es el hecho de que la batería necesita carga diaria, como ocurre con la mayoría de smarthphones. Señores de Apple, seguiremos esperando las baterías de más de 24 horas de duración. Al fin y al cabo, soñar es gratis.