Técnicas de registro sonoro para podcasts

Técnicas de registro sonoro para podcasts

La tercera y última sesión organizada Podcaster@s profundizó en los aspectos técnicos de un buen registro sonoro de la mano de Martín Cruz, director de sonido del podcast Las Raras (Chile). Si te gusta el cacharreo, te recomendamos que veas la sesión completa aquí y que te descargues previamente los audios que utilizó como ejemplo.

Descubrir lo que se esconde detrás de un “simple” registro sonoro construido con buenos mimbres, tiene tela. Grabar bien es complejo. Martín fue generoso compartiendo todo su conocimiento sin escatimar en tiempo. Construyó la charla sobre tres sólidos pilares: el espacio sonoro, los micrófonos y las técnicas de registro. Su exposición no tiene desperdicio, pero ahí van las notas que nos resonaron especialmente.

Espacios sonoros. Los sonidos, al interactuar con los espacios, se relacionan, cambian y hacen que los identifiquemos. Sin duda, todos visualizaríamos rápidamente una escena que transcurriese en una iglesia, en un túnel o dentro de un coche; tienen sonidos característicos.

  • La voz en off debe ser aséptica, no debe estar suscrita a un espacio identificable. Si así fuese, rompería su atemporalidad. Por eso, es recomendable grabar siempre en estudio donde no hay ruido de fondo. Muchas entrevistas responden a esto, ya que se quiere que la voz sea la protagonista, sin ningún aditamento externo que distraiga al oyente.
  • A veces, puede ser lo contrario. Si entrevistamos a un chef, por ejemplo, quizá queramos rescatar la sonoridad del espacio de una cocina, que sí le pertenece al protagonista.
  • En ficción, es deseable que el oyente se sitúe en un espacio sonoro concreto. Podría ser ficticio, en una nave espacial, o en un espacio real, dentro de un coche.
  • Foley es el registro sonoro de los sonidos que hacen los objetos. Recomienda que grabemos por separado como suena la puerta, los pasos, el funcionamiento de un objeto… resultará muy útil al hacer el montaje posterior.
  • Para entrevistas en exteriores insiste en la importancia de alejarse del viento, del ruido… si es dentro de la casa del entrevistado… sálvese quien pueda… desconectar todo lo que haga ruido, poner alfombras, cojines, cortinas, evitar salas pequeñas que cancelarán muchas frecuencias…

Micrófonos. Hay dos familias, dinámicos y de condensador. Los primeros son más resistentes, soportan bien la humedad y no necesitan alimentación externa. Pero son menos sensibles por lo que necesitan estar cerca de la fuente de sonido. Esto los hace idóneos para grabar en lugares donde haya mucho sonido ambiente o viento. Los de condensador, además de necesitar alimentación externa, son más frágiles, resisten en menor grado la humedad y son altamente sensibles, por lo que captan todas las sutilezas.

A la hora de elegir el micrófono más conveniente, Martín remite al patrón polar. Pensar con antelación de dónde vendrá el sonido que queremos captar y elegir entre un micro omidireccional, cardioide, bidireccional, supercardioide o lobar.

Algunos trucos que también compartió, fue por ejemplo, situar el micrófono de lado en lugar de enfrente de la boca. De esa manera, el aire que exhalamos al hablar, no choca y se evitan sonidos desagradables. Por otro lado, insistió en la importancia de poner un “peludo” en el micro si el viento es perceptible.

Técnicas de registro. En el bloque dedicado a las técnicas de registro (mono/estéreo), Martín recomienda grabar en mono cuando se trate de una narración con voz en off. La misma sugerencia hace para las entrevistas, eso sí, cada individuo debe tener su propio micro de manera que cada voz se pueda trabajar en postproducción. En el caso de un podcast documental, es más útil e interesante el modo estéreo. El ambiente que se genera aporta una diferencia abismal, la inmersión en el relato es mucho más profunda. En el caso de historias de ficción, ocurre exactamente igual. Por ejemplo, cuando intervienen varios personajes, el modo de grabación es estéreo ayuda a ubicar a cada uno en la escena.

Roboadvisor: ¿En serio?

Roboadvisor: ¿En serio?

¿Cómo puede un banco anunciar un servicio cuyo naming empiece por Robo? ¿Es un chiste? ¿Una cruel ironía?

Los “Robo Advisor” están de moda. La utilización de Inteligencia Artificial para gestionar fondos de inversión pasiva ha ido creciendo exponencialmente haciendo que la banca tradicional, en vista que les estaban comiendo el pastel, haya decidido sacar sus propios productos de inversión indexada.

En un país como el nuestro, asociar un sector como el de la banca a algo que empiece con el prefijo “robo-” es, sin duda, una apuesta de valientes.

Uno de los primeros en promocionar su servicio fue Openbank. Aún recuerdo el día en el que vi por primera vez a Pablo Motos anunciando Roboadvisor con una sonrisa de oreja a oreja. Sonrisa que tal vez intentaba esconder una carcajada. Lo primero que pensé fue: ¿En serio? En un país como el nuestro, asociar un sector como el de la banca a algo que empiece con el prefijo “robo-” es, sin duda, una apuesta de valientes. ¿No podían haber pensado algo más sutil, en plan SmartAdvisor o IntelligentInvestor…? Yo que sé, cualquier cosa, menos hablar de robos; que no de robos a bancos, sino que de un servicio de robos ofertado por la propia banca. Así, por la cara. Sin tapujos ni eufemismos. Todo por ahorrarse una “t”. RobotAdvisor no hubiese sido tan arriesgado y hubiera funcionado perfectamente.

Pero bueno, alguien en un despacho tomó su decisión. Si el término Robo Advisor ya se había generalizado en el sector y también entre los inversores -principales clientes del servicio- ¿para qué cambiarlo? En publicidad sabemos que hay tres maneras de capilarizar un mensaje: ofreciendo un contenido novedoso e interesante -algo francamente difícil-, a través de una creatividad brillante o repitiéndolo machaconamente hasta que sea parte inherente a tu día a día; algo así como un “buenaaaas”. En este caso, Openbank ha tirado un poco de la primera y bastante más de la última alternativa para conseguir afianzarse como uno de los principales operadores de carteras de inversión de gestión pasiva, a través de su servicio de asesoría robótica.

Aún así, no digo yo que sea una estrategia de branding tan arriesgada como la que tomaron en su día al bautizar al Banco Mediolanum, la verdad, pero sí que creo que alguien del departamento de marketing ha tenido que pasar más de una mala noche hasta ver que la cosa iba tomando su rumbo.

 

Los 5 secretos para una buena ficción sonora

Los 5 secretos para una buena ficción sonora

Ana Alonso y Alfonso Latorre, de Podium Podcast fueron los invitados por Podcaster@s para desvelarnos Los 5 secretos para una buena ficción sonora.

Ahí van, con los comentarios que más nos gustaron:

Secreto 1. Escribe y estructura tu historia pensándola siempre en términos sonoros.

  • Piensa desde el principio de la creación en sonido. Si el relato puede girar en tono al audio, mejor. Solo vas a tener el oído del oyente, tiene que entender lo que escucha.
  • Para ilustrar esta afirmación, explicaban cómo resolvieron con audio la visualización de la máquina construida en 1879 que los personajes utilizan para viajar de un universo a otro en Menlo Park: un artilugio mecánico con infinidad de engranajes que suenan como un viejo reloj. Cuando funciona, se activan unos discos de luz, y cada disco suena en una nota específica. No lo vemos como pero sí lo visualizamos.
  • Escribir la ficción para audio. Utilizar cosas que suenen.
  • Evitar en lo posible escenas en lugares cerrados, sin ruido de fondo y que no “suenen”. De lo contrario, será aburrido para el oyente, sobre todo si la escena es larga. Ana y Alfonso contaban cómo reconstruyeron otra escena de Menlo Park llevando la conversación de los personajes a las calles de Londres, recreándose en el bullicio de una ciudad en guerra.
  • Alfonso insistía en la importancia de definir muy bien toda la estructura del relato, de principio a fin, teniendo muy claro el contenido de cada episodio. Si no es así, se corre el peligro de caer en contradicciones y pérdida del ritmo.
  • Respecto a las actrices y actores: antes se hablaba de actores de voz, pero esto ya no es así. Ahora intervienen actores y actrices de teatro, profesionales de radio… buscan voces naturales y evitan el tono publicitario de los dobladores.
  • La ficción sonora debe acercarse más al cine, debe ser más natural. Si percibes el artificio, sales de la historia.

Secreto 2. La dirección de actores: si eres intérprete de audio ten presente que sólo te escuchan.

  • No hace falta sobreactuar por el hecho de que no te vean, hay que evitar enfatizar.
  • Ser actor de audio no significa recrearse en la voz de uno mismo.
  • Ojo con utilizar voces parecidas, el oyente podría perderse.
  • Las voces deben ser naturales y nada de caricaturizar.
  • El cuerpo importa mucho, los actores locutan mejor de pie, gesticulando. Es importante utilizar el cuerpo para grabar. Es muy difícil escenificar acción estando sentado… si hay peleas, quizá sea preciso forcejear en el estudio. Si hay una persecución, probablemente sea recomendable correr realmente hasta jadear.

Secreto 3. Intenta contar tu historia sin la ayuda de un narrador

  • Escuchar una sola voz continuamente puede resultar monótono y aburrido.
  • El narrador no debe explicar paso a paso cómo se viste un personaje y sale de casa. Habrá que recurrir a diálogos u otros recursos que describan esa acción con éxito, pero sin un narrador.
  • Suprime al narrador y piensa como lo contarías sin él.
  • Hay muy pocas películas en las que haya un narrador que hable más de dos minutos seguidos. Simplemente dan paso a escenas, que es lo recomendable en podcasts.
  • A veces, se puede reconvertir al narrador en un personaje de la trama que habla con el oyente y también con los personajes. Por ejemplo, en “A sangre fría”, Truman Capote es escritor, narrador y personaje.
  • Para los rótulos, siempre usan una voz, que es diferente a un narrador. Alertan sobre el uso excesivo de este recurso.

Secreto 4. Una ficción no es un videoclip: “para que haya montañas tiene que haber valles

  • No sobrecargar. Tendemos a “sobremontar” No hay que rematar siempre una escena de forma contundente. Hay que ser fiel al guión.
  • Evitar el “horror vacui”.
  • El audio solo se oye y no es perogrullo. Pensar si el oyente entenderá este o aquel sonido.
  • Cuidado con el ritmo, no apabullar. El silencio es un magnífico recurso. En algunas escenas su uso es casi obligatorio.
  • Ana siempre evita las músicas premonitorias que, incluso, pueden hacer un spoiler del relato: “que entre lo chungo cuando ya ha ocurrido lo chungo”.

Secreto 5. Juega con los planos sonoros: ¿dónde está el micrófono?

  • El plano sonoro es fundamental. Pensar siempre el lugar donde debe estar el micro.
  • Todos los personajes no están en el primer plano sonoro.
  • Pensar dónde tendrías la cámara, como se haría en el cine. ¿A quién sigue la cámara? ¿Con quién está la cámara?
  • Por ejemplo, si escuchas una conversación telefónica, estaremos con el que está a este lado del teléfono y escucharemos la voz enlatada y lejana del que está en la otra parte.
  • Imaginar las escenas espacialmente.
  • Si no tienes medios para conseguir buenos efectos sonoros, es preferible prescindir de ellos.
  • Jugar con los planos sonoros lo justo, no complicarse la vida especialmente en los inicios podcastertos.

Si quieres ver la sesión integra, en este enlace la tienes.

Recuerda que la tercera y última sesión será el próximo sábado 25. Martin Cruz (Las Raras, Chile) nos ayudará a entender mejor las Técnicas de registro Sonoro para podcasts.

Las ventas de coches online se disparan y los podcasts ayudan

Las ventas de coches online se disparan y los podcasts ayudan

Nielsen ha publicado recientemente un nuevo estudio realmente curioso: a partir de la pandemia del coronavirus, analiza la relación entre el consumo de podcasts y la compra de automóviles, .

El primer dato que sorprende es que 35 millones de estadounidenses están comprando su automóvil a través de internet. Bien. Entonces, ¿cuál es el soporte publicitario idóneo…? De esos 35 millones de compradores, 10,5 millones escuchan podcasts, lo que representan una oportunidad de varios cientos de millones de dólares.

En Estados Unidos los podcasts viven un crecimiento exponencial desde hace varios años. De ahí su atractivo mayúsculo para las marcas. Además, los oyentes de podcasts emplean más de 10 horas a la semana escuchando sus programas favoritos. En el estudio descubrieron que el 50% de los compradores online, visitaron la web de la marca para conocer con mayor profundidad el modelo después de escuchar en un podcast relacionado.

Respecto a los géneros de podcasts que más escuchan los oyentes analizados, la comedia ocupa el primer lugar seguido de las noticias. Más pistas para los anunciantes.

Otro descubrimiento curioso del estudio es que los oyentes de podcasts no son muy aficionados a las tareas relacionadas con el mantenimiento del automóvil en comparación con el consumidor medio. Los oyentes podcasteros tienen un 11% más de probabilidades de pagar por el cambio de aceite, un 16% más de comprar neumáticos nuevos y un 16% más de encargar la revisión de los frenos.

A la luz de los datos, parece evidente que los especialistas en marketing se enfrentan a un nuevo reto: cómo llegar a los clientes con los nuevos hábitos de consumo, nuevas formas de comunicación en crecimiento imparable y restricciones de movilidad por la pandemia.

Nielsen es una compañía de investigación de mercados y medios de comunicación, presente en más de cien países y con cerca de 40.000 empleados.

Puedes leer el artículo integro publicado en la web de Nielsen aquí.

Periodismo de Investigación y podcasts

Periodismo de Investigación y podcasts

Podcaster@s  celebró el sábado 11 la primera de las tres sesiones sobre podcasting que tiene programadas para este mes de julio. Con el título “Periodismo de investigación y podcasts”, Carlos Puig (Así como suena, México) habló de las mejores prácticas para comenzar un proyecto de periodismo de investigación en formato podcast.

Habló de periodismo con una mirada amplia, más allá del formato. Recordó axiomas que pueden resultar familiares a quienes han pasado por la facultad de periodismo: actualidad, carácter e interés público, proximidad y verosimilitud. Y continuó recitando como un mantra el que considera principio fundamental: verificación – verificación – verificación, es decir, no añadir, no engañar, contraste y transparencia con las fuentes…

Y también, desarmó lecciones que habían quedado grabadas a fuego en las aulas: la pirámide invertida ya no funciona. La mayor carga informativa no debe entregarse al principio. En los podcasts es al revés, debe tener una narrativa de relato: personajes, trama, misterio y un desenlace no previsto. La historia necesita un personaje y la voz del periodista es quien guía. “La magia de los podcasts es la intimidad: el que escucha cree que sólo están hablando para él”. Por esto insistía en que la voz es imposible que sea impersonal: quien cuenta lo hace en primera persona. Y esto no significa que recurran a profesionales. Son los mismos periodistas los que locutan en cada programa.

Incidió de forma insistente en la importancia del guión, “las mejores películas son las que más se trabajan antes de filmar; lo que no está en el guión, no existe.” – afirmó.

Previno a los futuros periodistas podcasteros, que cada episodio debe ser como un iceberg: se emite sólo una pequeña parte esencial que se soporta por una ingente cantidad de información recopilada previamente a base de entrevistas y otros audios.

Después de su exposición, hubo un tiempo generoso para preguntas que enriquecieron la sesión. Estos son algunos comentarios que nos parecieron más interesantes:

  • Se perdona que la radio se oiga mal, pero no un podcast.
  • Su modelo de negocio se basa mayoritariamente en la publicidad vía patrocinio de programas o anuncios dinámicos que colocan terceros. Empiezan a ganar fuerza otras fuentes de ingresos como plataformas que remuneran en función del tiempo de escucha de los usuarios, como por ejemplo Podimo.
  • Desde el punto de vista técnico, para empezar en el mundo de los podcast, aconseja invertir en una buena grabadora o móvil y un micrófono.
  • Y desde el punto de vista del contenido, insiste en hablar de asunto en lugar de tema. Cita como ejemplo que, en lugar de hablar del tema “corrupción”, se debe abordar un caso concreto y preciso cuyo trasfondo pueda ser ese.
  • Como ejemplos de buenas producciones periodísticas en formato podcast recomienda por este orden: Serial, Asi como Suena y Las Raras.
  • “Los programas a veces se graban a la primera, y otras requieren más de once intentos”
  • La promoción de sus podcasts inicialmente era mediante publicidad pagada en redes sociales. Ahora que han ganado audiencia, cuentan con una persona dentro del equipo que interactúa en redes y cuida el posicionamiento orgánico.
  • “Lo que no da la narración, no lo da la producción”. Y una mala producción puede estropear una buena narración.
  • Cada podcast debe contar una sola historia.
  • Defiende el nombre Audiodocumental en lugar de podcast.

Si quieres escuchar la charla completa, está disponible en YouTube. Recuerda además, que Podcaster@s ha organizado otras dos sesiones:

  • Sesión 2. 18 de Julio.
    Los 5 secretos para una buena ficción sonora
    Ana Alonso y Alfonso Latorre (Podium España)

 

  • Sesión 3. 25 de Julio.
    Técnicas de registro sonoro para podcasts
    Martín Cruz (Las Raras, Chile)

Pin It on Pinterest