Rizando el rizo con Periscope

Rizando el rizo con Periscope

En los últimos días no he parado de oír la palabra ‘Periscope’ por todos los lados y es que, cuando parecía que ya estaba todo inventado en lo que a redes sociales y aplicaciones se refiere aparece esta nueva app para Twitter, que se está posicionando como una nueva estrategia de marketing y está haciendo perder la cabeza a algunas marcas.

Periscope, permite emitir en streaming videos a aquellos usuarios que están conectados a la aplicación o a través de una invitación que el usuario envía a aquellos con los que quiere compartir lo que está haciendo.

La aplicación lleva ya dos meses en funcionamiento (para IOS) y acaba de ser lanzada, hace unos días, para Android. Su éxito es ya una realidad, con millones de usuarios unidos a la plataforma. Algunos de estos usuarios son empresas y marcas conocidas que han encontrado en Periscope una forma de estrechar lazos con sus consumidores y ofrecer un punto de vista más cercano y transparente de sus procesos internos.

Uno de los casos más sonados ha sido el de Telepizza, que hace unos días utilizaba la aplicación para mostrar en directo cómo se realizaba una pizza. A través de una llamada en Twitter, animaron a todos sus seguidores a seguir en directo el paso a paso del pedido y todos aquellos usuarios que se unieron, pudieron vivir en tiempo real el proceso completo, desde el momento que se comenzó a elaborar la pizza hasta que el repartidor la entregó en el destino.

Viendo la revolución y el éxito de las últimas semanas parece ser que el caso de Telepizza no será un hecho aislado y que tenemos por delante una buena cantidad de videos por ver, a medida que otras compañías se vayan uniendo a la moda.

Sobre el papel, todo parece muy bonito y es cierto que, bien utilizada, la app de Periscope ofrece un sin fin de ventajas, pero no debemos olvidar que un mal uso o un error al publicar un vídeo no deseado, podría causar estragos en la imagen de marca de una empresa. ¿Quién será la primera en caer? Hagan sus apuestas.

¿Por qué fracasan las empresas en las redes sociales?

¿Por qué fracasan las empresas en las redes sociales?

La mayor parte de las empresas no cuentan con una estrategia clara, ni se fijan unos objetivos concretos, a la hora de apostar por su presencia en las redes sociales. Esto es así hasta tal punto, que en muchas ocasiones no es extraño encontrarse con pequeños negocios locales que han desarrollado una sólida estrategia social, de la que claramente se benefician, mientras que grandes corporaciones hacen esfuerzos baldíos por mantener una presencia de la que no obtienen suficiente retorno que compense la inversión.

¿Qué están haciendo mal las empresas -y nosotros, sus agencias- que hace parecer que marchan con el paso cambiado en materia “social”? ¿Cuáles son los principales errores que cometen? Quiero aprovechar esta entrada para marcar una serie de apuntes, sin otra pretensión más que para que sirvan de punto de inicio a la reflexión.

1-Ceguera.

Hay que definir claramente que se espera de las redes sociales. Una empresa industrial no puede esperar vender productos al público residencial. Las amas de casa no están interesadas en cojinetes. Sin embargo, su presencia en social media puede ser una extraordinaria estrategia de SEO, o de imagen de marca. Ir a las redes sociales sin antes definir un plan de actuación y unos objetivos, es como intentar navegar por internet a ciegas… es muy probable que se acabe en un casino online. O peor.

2-Dispersión.

No todas las redes sociales son interesantes para una empresa, y mantenerlas al día cuesta un esfuerzo laboral y financiero importante. Es por ello que se hace necesario seleccionar bien, establecer unos objetivos y apostar con decisión para alcanzarlos.

3-Narcisismo.

Las empresas tienden a hablar continuamente de sí mismas, de lo que hacen y, sinceramente, eso suele ser poco relevante para su público potencial. Si la presencia online fuese sólo para el autobombo, esta entrada estaría hablando de Carvajal&Portell y, probablemente, no te habrías parado a leerla. Lo que es interesante es saber qué le preocupa a tus clientes, y ofrecerles esa información, aportándole valor añadido y demostrando que sientes sus mismas inquietudes y que eres un experto en tu sector de actividad. Una red social NO es un canal de venta. Una red social, puede ayudarte a vender.

4-Estanqueidad.

Hay muchas empresas en las que la información interdepartamental no fluye con naturalidad. La gestión de las redes sociales no incumbe sólo a marketing, o a RRHH, es una actividad que debe involucrar a todos los departamentos de una empresa pero, la responsabilidad última de la gestión debe estar en manos de un único departamento, un departamento con una decidida orientación a cliente.

5-Mi anillo… mi tesoro…

Es muy característico de las empresas con un modelo de negocio B2B, proteger los datos hasta el punto de que nunca llegan a hacer uso de una información que podría posicionarles favorablemente en el mercado, por miedo a que sus competidores tengan acceso a esa misma información. No se trata de publicar en luces de neón la fórmula de la Coca Cola, pero hay que ser conscientes de que, los líderes en cada mercado, las empresas competidoras de referencia, no suelen destacar por guardar silencio.

6-Tacañería.

Si una empresa apuesta por su presencia en redes sociales, debe asignar un presupuesto razonable. Es muy habitual que las empresas designen a un becario o a otro perfil sin experiencia y multitarea, para algo tan importante como gestionar su presencia de cara al gran público. Eso es un error. Las empresas deben dedicar atención, esfuerzos y recursos a potenciar su presencia en redes sociales. Al mismo tiempo deben apoyar esta presencia por estrategias SEM muy bien segmentadas, y lo que es más importante… medir, medir y medir. Analizar la pléyade de métricas disponibles en las campañas online, y optimizar constantemente el gasto en busca de alcanzar los objetivos inicialmente establecidos.

7-Falta de actividad.

Si tienes un canal abierto, aliméntalo o ciérralo. No lo dejes languidecer demostrando a tus posibles clientes que eres ineficaz en algo tan básico como la comunicación. Por precios más que razonables, se puede mantener vivo una red social, con información mensual, actualizada y relevante.

8-Obsesión por los seguidores.

Es mejor conseguir un puñado de seguidores relevantes, que cientos de miles que te ignoran. Esta premisa se explica en sí misma.

9-Sordera.

Uno de los principales valores de las redes sociales es su capacidad de retroalimentación. Ningún estudio sirve para decirte qué hacer para conducir tu empresa a buen puerto, pero sí que sirven para decirte qué no debes hacer. Escucha a tu público y contesta con honestidad. Sólo así serás capaz de aportar valor en el mercado.

10-Ni apocalípticos, ni integrados.

En cierta ocasión tuve la capacidad de conocer un consultor que hablaba de las redes sociales, a un cliente común, como si fueran el Bálsamo de Fierabrás. Era una de esas personas capaces de encajar cinco veces la palabra paradigma en una frase (juro que la frase no tendría más allá de 16 ó 18 palabras) Admirable. Admirable e inútil. Por otro lado hay personas a las que les he oído decir que “no creen” en las redes sociales. Como si lo que ellas creyesen o no fuese relevante para que las realidad de su entorno exista o deje de existir.

Es cierto que no se deben levantar expectativas que no se pueden cumplir. Pero también es cierto que nuestra ignorancia no puede ser el eje de nuestros análisis (parafraseando a Machado: “Castilla miserable, ayer dominadora, envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.”). Es normal que el mundo evolucione a mayor velocidad de lo que hacemos nosotros, pero no podemos vivir para siempre en el pasado.

Las redes sociales no son la herramienta de marketing definitiva, ni mucho menos. Ni tampoco son producto de una moda pasajera, son el resultado de la evolución de la capacidad comunicativa de las sociedades avanzadas. Están ahí, a nuestra disposición y van a seguir estándolo ya para siempre.  No van a resolver nuestros problemas, pero si somos astutos, las podremos utilizar a nuestro favor. Eso sí, serán siempre un elemento más, y relevante, del mix de comunicación que nos permita alcanzar nuestros objetivos. En nuestra mano estará siempre adaptarlas a la medida de nuestras necesidades.

Probablemente habría otros apuntes mucho más interesantes que aportar a un debate serio y sesudo, pero por lo que a mí respecta, los que he puesto sobre la pantalla ya suman 10, que es una cifra redonda -algo así como un hito-, bonita y más que respetable para un simple publicitario, que no es más que una persona que observa lo que tiene a su alrededor y dice lo que le parece. O lo que le dejan.

Alberto F. Carvajal

 

Internet 2013 – Lo que conocías ya es historia

Internet 2013 – Lo que conocías ya es historia

Con este título Euskadi+innova celebraba en el Parque Tecnológico de Zamudio el Día Mundial de Internet.

Carvajal&Portell ha participado en el encuentro con el objetivo de conocer las últimas tendencias de lo que está ocurriendo en internet y cómo pueden afectarnos en el futuro.

Se analizaron casos de estudio de sectores productivos tan diferentes como el turismo, la moda, el sector multimedia, los automóviles y la fabricación de productos domésticos. Se habló de la era post-PC como un escenario donde internet es más portátil que nunca gracias a los móviles, ropa inteligente y dispositivos que registran tu vida. También se presentaron iniciativas surgidas alrededor de la impresión 3D y cómo el gobierno norteamericano la califica como nueva revolución industrial. Hubo tiempo para conocer el posicionamiento de las grandes compañías de software respecto a la tecnología HTML5, nuevo estándar que está redefiniendo internet, Big Data, Redes Sociales, Nuevos Perfiles Profesionales, Comercio y los nuevos hábitos de consumo, convergencia entre el comercio físico y comercio electrónico,…

Internet está cada vez más presente en nuestras vidas, es una realidad que lo abarca todo. Las redes sociales son un fenómeno sin antecedentes. Es el lugar donde se habla, se comparte, se opina, se compra. La media de edad del usuario de Facebook es 40,5 años. La red de mensajería WhatsApp ya ha superado a Twitter: ¡18.000 millones de mensajes al día!

Llegar a nuestros potenciales clientes es cada día más barato, más posible, más rápido y más fácil que nunca antes. Independientemente de donde se encuentren.  ¿Dejaremos pasar esta oportunidad?

Puedes descargarte la presentación del encuentro desde aquí.

Errores frecuentes de las empresas españolas en el uso de las redes sociales

Errores frecuentes de las empresas españolas en el uso de las redes sociales

Nos hacemos eco en Carvajal & Portell de los 9 errores de las empresas españolas en el uso del social media que Julián Villanueva y José Luis Orihuela identificaban después del estudio realizado sobre los medios sociales y la alta dirección en España.

Han pasado ya algunos meses desde su presentación en el IESE pero consideramos que son de plena vigencia:

Error 1. No hacer nada. Si tu marca es relevante, ya está en los medios sociales, aunque no quieras. Escucha y observa qué se dice de tu empresa. Y si decides estar presente, hazlo cuanto antes y será más sencillo conseguir seguidores.

Error 2. Estar de manera pasiva. Hay un número representativo de empresas que un día deciden tener presencia en alguna red pero que acaban desatendiendo el sitio o publicando noticias de escaso interés o muy mediocres.

Error 3. La estrategia en medios sociales no está alineada con la estrategia comercial y de marketing. Con frecuencia la alta dirección no entiende los nuevos canales de comunicación haciendo que se conviertan en algo residual, alejándolos de la estrategia comercial.

Error 4. Marketing y comunicación tampoco están alineados. La visión de la dirección comercial y la de marketing, ven la misma realidad de forma muy diferente.

Error 5. Demasiados objetivos. Si bien es cierto que los medios sociales permiten alcanzar varios objetivos simultáneamente, conviene identificar los principales hitos para evitar dispersarse.

Error 6. Sobre-estimar el impacto y la facilidad de llegar a los clientes. Aunque los directivos encuestados opinan que es más fácil obtener notoriedad en los medios sociales que en los tradicionales, lo cierto es que conseguir la atención de mis clientes requiere perseverancia e inteligencia.

Error 7. Presupuestos raquíticos. No asustan cifras abultadas cuando se habla de inversiones “off line”: el 90% dedica a online el 50% o menos y el 70% dedica a los medios sociales el 10% o menos del online.

Error 8. Cada uno entiende lo que quiere cuando se le pregunta qué es un “community manager”.

Error 9. Se dice que se quiere escuchar al cliente, pero luego no se mide la reputación online. Se denota cierta distorsión entre hacer una escucha activa de mi cliente y observar que se dice de mi empresa, qué reputación tengo.

Aumenta el interés de los altos ejecutivos de las empresas por las redes sociales

Aumenta el interés de los altos ejecutivos de las empresas por las redes sociales

Según el estudio Socialising your CEO, realizado por Weber Shandwick, en los dos últimos años la participación de los CEO en los medios de comunicación ha pasado del 12% en 2010 al 67% en 2012. Su presencia ha aumentado, sobre todo, a través de una mayor presencia en las webs corporativas, y en un canal de comunicación que va ganando fuerza de manera imparable: el vídeo corporativo.

El vídeo es la herramienta más utilizada para promocionar la política comercial de las empresas y estar conectados.  Mientras que en 2010 sólo el 18% de los altos ejecutivos lo utilizaban, en la actualidad esa cifra se ha duplicado, tanto por medio de la integración en las páginas web corporativa, como con la apertura de nuevos canales corporativos en YouTube, que se consolida como el segundo buscador más utilizado por detrás de Google.

El aumento de la presencia en las comunicaciones online de los grandes ejecutivos, muestra que las empresas están incorporando las plataformas de redes sociales a su mix de herramientas de Business Intelligence.

La aparición directa de los altos ejecutivos en las redes sociales tiene la ventaja de dar a las empresas un rostro humano, haciendo que ésta parezca más familiar y cercana, algo especialmente importante en empresas que se introducen en nuevos mercados. Esta presencia humaniza a los altos ejecutivos y, a diferencia del resto de iniciativas tradicionales, les permite mostrar sus emociones. La pasión con la que hablan de sus productos, o la ilusión que muestran por los logros de las compañías que representan actúan como factores decisivos a la hora de transmitir una imagen positiva y creíble.

Como curiosidad del estudio, se recoge que Wikipedia gana peso a la hora de representar a los CEO´s de las grandes corporaciones, aunque no esté considerada como una herramienta “social”.

Pin It on Pinterest