La dificultad de la transformación de los datos

La dificultad de la transformación de los datos

La visualización sencilla de datos es un activo estratégico en la gestión empresarial moderna, por una razón obvia: hace que la información cuantitativa sea útil.

Los datos deben digerirse para transformarlos y quizá, cambiar su estructura, valores o incluso, el formato. Es necesario representarlos de tal forma que puedan acceder a ellos tanto las personas de la organización, como clientes si se decide compartirla. El objetivo final es gestionar la información de manera que ayude a alcanzar los objetivos comerciales y aumentar la rentabilidad.

Es una misión aparentemente sencilla, pero el proceso puede ser desafiante y estar lleno de dificultades.

Incluso con la aparición de plataformas y herramientas online fáciles de usar, la transformación de datos sigue siendo un reto para cualquier negocio.

Procesos complejos
La gestión de la información requiere tiempo de análisis y, dependiendo de la organización, puede implicar a diferentes departamentos. El flujo de trabajo que se recorre desde el dato frío hasta la decisión, comienza con una primera aproximación a la información, continúa con la redacción de ideas fuerza, contraste interno, toma de decisiones, implementación, ensayo y ajuste final. Estos pasos son vitales para el éxito del ejercicio de transformación de datos, pero tienen un costo. La planificación lleva tiempo, y a menudo, deben intervenir nuevos miembros del equipo que cuenten con capacidades idóneas en relación al análisis, o formar a los miembros para abordar los desafíos específicos planteados.

Demasiados cocineros
Cuando una organización decide refinar sus datos, hay muchas partes interesadas que querrán, como mínimo, mantenerse informados sobre el proceso. Estos podrían incluir:

  • El propietario de los datos
  • El analista de datos
  • El experto en sistemas
  • El dueño del proceso
  • El CTO / tomador de decisiones

Probablemente cada uno querrá discutir, influir y cambiar los objetivos en función de sus propios intereses. Esto puede hacer que liderar una transformación de datos sea técnicamente complicado y políticamente desafiante.

Conclusión
La gestión estratégica de la información puede ayudar a una organización a encontrar nuevas oportunidades, pero es un desafío. Exige trabajar con conjuntos de datos dispares de variada procedencia. Además, el proceso de transformación en sí mismo es complejo, lento y costoso, e implica a múltiples partes interesadas, que pueden tener expectativas u objetivos diferentes.

Petróleo y el video

Petróleo y el video

En esta ocasión asistimos a la Jornada “Video marketing para el sector industrial” promovido por SPRI dentro del programa Innovar para Mejorar.

Vimos casos prácticos en los que se mostraba cómo las empresas industriales pueden beneficiarse del vídeo en la era digital. Ya no se discute sobre las virtudes del videomarketing ni se entiende ninguna estrategia de difusión sin contar con contenidos audiovisuales. Impacta fuertemente en la relación de las empresas con sus clientes, proveedores y personal interno.

Sin embargo, hay una ingente cantidad de videos de empresa disponibles en YouTube, webs, blogs, redes sociales,… con escasa orientación a resultados. Hay trabajos ejecutados de forma sobresaliente pero con un efecto muy pobre. Algunos recurren a técnicas cinematográficas o netamente televisivas que se aplican erróneamente al video corporativo o comercial. Se utiliza la tecnología perdiendo de vista los objetivos, la llamada a la acción, conseguir vender, vender, vender,…

Algunas recomendaciones sobre video marketing y sector industrial:

  • Personas. El video aumenta la confianza cuando aparecen personas. El equipo humano es el principal valor en cualquier empresa. Los trabajadores simpáticos, que comunican bien, son los que deben aparecer en el video. No tiene sentido empeñarse en que participe el gerente, presidente, … lo importante es llegar.
  • Integración. El video debe estar integrado en la estrategia de promoción de la empresa, no tratarlo de forma independiente.
  • Servicio. No obsesionarse con hablar del producto y sí en los beneficios que aporta, en las soluciones. Maersk, por ejemplo, nos dice que es una “empresa amable” al mostrar los beneficios de una entrega rápida cuando el usuario nos habla de su experiencia.

  • Estrategia. Antes de ponerse a trabajar en el video, hay que definir los objetivos que persigue, el público al que irá dirigido, el tono idóneo de la comunicación, qué canales de difusión utilizaré, que acciones promocionales voy a desarrollar para difundirlo y cómo voy a medir su resultado (conversaciones, pedidos, trafico,…).
  • Economía. La atención máxima del usuario dura los primeros 8 segundos desde que pulsa play. Ahí debe concentrarse lo más importante que quiero transmitir. Un buen ejemplo nos lo da Ingeteam. En todo caso, la duración óptima de cualquier video es “la menos posible”. Además, cuando nos llega un video y vemos que la duración es elevada, tendemos a ignorarlo.

  • Brevedad. Un video no es petróleo. Hacer un video para cada cosa y no un video eterno en el que se hablen de muchas cosas. Si voy a mostrar mi producto, hacerlo de la manera más breve posible y con impacto visual, como lo hace Basf.

  • Dron. No abusar de la fiebre Dron. Puede aburrir o ser una mera atracción.
  • 3D. Perfecto para explicar lo complejo.
  • Constancia. Producir contenidos en formato video de forma constante. La audiencia se construye manteniendo la atención con contenidos que van variando. Evitar aquello de “ya tengo video”.

Estamos en un proceso adaptativo que exige mucha atención a la evolución de las tecnologías, pautas de comportamiento, nuevas redes sociales. La oferta de contenidos nunca había sido tan grande. Todos luchan por ganarse la atención del público. El usuario ha tomado el mando e interactúa con el emisor. Ahora más que nunca es necesaria la escucha atenta.

5 razones por las que debes usar Vine

5 razones por las que debes usar Vine

Son sólo seis segundos pero hay quien sabe aprovecharlos muy bien. Ahí está el truco. Parece poco tiempo, pero en esos segundos se pueden hacer maravillas y muchas marcas ya están cosechando beneficios por subir estos fragmentos de vídeo a la red.

Si en tu empresa no os sobra el tiempo tendrás que conformarte con Facebook, Twitter o Linkedin pero si estáis dispuestos a invertir algunos minutos más, merecerá la pena introducirte en los mares de Vine.

Se trata de una aplicación móvil que causa furor entre los usuarios que están más a la moda en el mercado de las redes social. Además, cuenta con más de 40 millones de usuarios registrados por lo que podrás aumentar el impacto y la difusión de tu marca.

Teniendo en cuenta este escenario, tendríamos innumerables razones por las que unirnos, aquí van 5 de ellas.

1. Fácil de usar

Los vídeos no tienen que ser grandes obras maestras, por lo que cualquier persona sin tener unos conocimientos específicos puede usar la aplicación. Simplemente tienes que tocar la pantalla de tu móvil para empezar a grabar e ir editando en función de tus gustos.

2. Mensaje rápido y efectivo

En un mercado en el que todas las empresas lanzan a diario millones de mensajes, hay que saber destacar. Vine te facilita el trabajo con mensajes muy cortos pero con impacto, que hacen que el efecto viral se multiplique.

3. Inmediatez

Todo lo que necesitas es un móvil en la mano. Por lo tanto, es la app ideal en un evento, un congreso o para documentar un hecho que está ocurriendo en ese mismo instante. Al fin y al cabo en el mundo de las redes social el efecto de inmediatez es fundamental. Lo que es actual ahora, en una hora ya no tiene la misma repercusión.

4. Instructivo

Su formato y duración convierten a Vine en la herramienta ideal para dar instrucciones sobre el uso de un determinado producto, o documentar los pasos a seguir en un proceso dentro de tu empresa.

5. Medir resultados

No sólo puedes medir el número de veces que el público ha indicado que le gusta tu vídeo, si no que también puedes comprobar las veces que ha sido reproducido.

Ya sólo queda descargar la aplicación y entrar a formar parte del universo Vine.

Rizando el rizo con Periscope

Rizando el rizo con Periscope

En los últimos días no he parado de oír la palabra ‘Periscope’ por todos los lados y es que, cuando parecía que ya estaba todo inventado en lo que a redes sociales y aplicaciones se refiere aparece esta nueva app para Twitter, que se está posicionando como una nueva estrategia de marketing y está haciendo perder la cabeza a algunas marcas.

Periscope, permite emitir en streaming videos a aquellos usuarios que están conectados a la aplicación o a través de una invitación que el usuario envía a aquellos con los que quiere compartir lo que está haciendo.

La aplicación lleva ya dos meses en funcionamiento (para IOS) y acaba de ser lanzada, hace unos días, para Android. Su éxito es ya una realidad, con millones de usuarios unidos a la plataforma. Algunos de estos usuarios son empresas y marcas conocidas que han encontrado en Periscope una forma de estrechar lazos con sus consumidores y ofrecer un punto de vista más cercano y transparente de sus procesos internos.

Uno de los casos más sonados ha sido el de Telepizza, que hace unos días utilizaba la aplicación para mostrar en directo cómo se realizaba una pizza. A través de una llamada en Twitter, animaron a todos sus seguidores a seguir en directo el paso a paso del pedido y todos aquellos usuarios que se unieron, pudieron vivir en tiempo real el proceso completo, desde el momento que se comenzó a elaborar la pizza hasta que el repartidor la entregó en el destino.

Viendo la revolución y el éxito de las últimas semanas parece ser que el caso de Telepizza no será un hecho aislado y que tenemos por delante una buena cantidad de videos por ver, a medida que otras compañías se vayan uniendo a la moda.

Sobre el papel, todo parece muy bonito y es cierto que, bien utilizada, la app de Periscope ofrece un sin fin de ventajas, pero no debemos olvidar que un mal uso o un error al publicar un vídeo no deseado, podría causar estragos en la imagen de marca de una empresa. ¿Quién será la primera en caer? Hagan sus apuestas.

Pin It on Pinterest