6 tendencias en marketing que veremos en el 2017

6 tendencias en marketing que veremos en el 2017

Si el 2016 ha estado marcado por el auge del video marketing, el uso de big data, el fin del flash en las webs, la compra de LinkedIn por parte de Microsoft, el posible cierre de Twitter, la batalla entre Snapchat e Instagram por con conquistarnos o el falseo de datos de audiencias, del que ya nos tiene acostumbrado Facebook, y al que se suma twitter… hoy ponemos la vista en lo que está a punto de llegar. ¿Qué cambios en marketing, redes sociales e Internet están por venir?¿Qué tendencias están en camino?

(más…)

Petróleo y el video

Petróleo y el video

En esta ocasión asistimos a la Jornada “Video marketing para el sector industrial” promovido por SPRI dentro del programa Innovar para Mejorar.

Vimos casos prácticos en los que se mostraba cómo las empresas industriales pueden beneficiarse del vídeo en la era digital. Ya no se discute sobre las virtudes del videomarketing ni se entiende ninguna estrategia de difusión sin contar con contenidos audiovisuales. Impacta fuertemente en la relación de las empresas con sus clientes, proveedores y personal interno.

Sin embargo, hay una ingente cantidad de videos de empresa disponibles en YouTube, webs, blogs, redes sociales,… con escasa orientación a resultados. Hay trabajos ejecutados de forma sobresaliente pero con un efecto muy pobre. Algunos recurren a técnicas cinematográficas o netamente televisivas que se aplican erróneamente al video corporativo o comercial. Se utiliza la tecnología perdiendo de vista los objetivos, la llamada a la acción, conseguir vender, vender, vender,…

Algunas recomendaciones sobre video marketing y sector industrial:

  • Personas. El video aumenta la confianza cuando aparecen personas. El equipo humano es el principal valor en cualquier empresa. Los trabajadores simpáticos, que comunican bien, son los que deben aparecer en el video. No tiene sentido empeñarse en que participe el gerente, presidente, … lo importante es llegar.
  • Integración. El video debe estar integrado en la estrategia de promoción de la empresa, no tratarlo de forma independiente.
  • Servicio. No obsesionarse con hablar del producto y sí en los beneficios que aporta, en las soluciones. Maersk, por ejemplo, nos dice que es una “empresa amable” al mostrar los beneficios de una entrega rápida cuando el usuario nos habla de su experiencia.

  • Estrategia. Antes de ponerse a trabajar en el video, hay que definir los objetivos que persigue, el público al que irá dirigido, el tono idóneo de la comunicación, qué canales de difusión utilizaré, que acciones promocionales voy a desarrollar para difundirlo y cómo voy a medir su resultado (conversaciones, pedidos, trafico,…).
  • Economía. La atención máxima del usuario dura los primeros 8 segundos desde que pulsa play. Ahí debe concentrarse lo más importante que quiero transmitir. Un buen ejemplo nos lo da Ingeteam. En todo caso, la duración óptima de cualquier video es “la menos posible”. Además, cuando nos llega un video y vemos que la duración es elevada, tendemos a ignorarlo.

  • Brevedad. Un video no es petróleo. Hacer un video para cada cosa y no un video eterno en el que se hablen de muchas cosas. Si voy a mostrar mi producto, hacerlo de la manera más breve posible y con impacto visual, como lo hace Basf.

  • Dron. No abusar de la fiebre Dron. Puede aburrir o ser una mera atracción.
  • 3D. Perfecto para explicar lo complejo.
  • Constancia. Producir contenidos en formato video de forma constante. La audiencia se construye manteniendo la atención con contenidos que van variando. Evitar aquello de “ya tengo video”.

Estamos en un proceso adaptativo que exige mucha atención a la evolución de las tecnologías, pautas de comportamiento, nuevas redes sociales. La oferta de contenidos nunca había sido tan grande. Todos luchan por ganarse la atención del público. El usuario ha tomado el mando e interactúa con el emisor. Ahora más que nunca es necesaria la escucha atenta.

5 consejos para que las RRSS hagan brillar tu marca

5 consejos para que las RRSS hagan brillar tu marca

Estamos cansados de oír en todos los medios de comunicación como una cuenta de Facebook, de Twitter o un perfil de Linkedin puede ayudarte a posicionar la marca de tu empresa en el mercado y lanzarte al éxito. Parece una acción económica, fácil y rápida que puede situar a tu negocio en lo más alto; pero precaución, mucha precaución.

A simple vista es una labor que hasta un niño podría hacer, pero nada mas lejos de la realidad. Una adecuada gestión de las redes sociales de una marca requiere de unos conocimientos específicos y de una gran capacidad de análisis y reflexión.

A continuación os presentamos cinco pautas para conseguir optimizar el funcionamiento y la gestión de las redes de tu negocio.

Pienso, luego existo. Parece obvio, pero no siempre es así. Antes de publicar un tweet, una foto en Facebook o cualquier comentario en una plataforma online hay que pensar en su repercusión. Una vez que el material está en la red es muy difícil borrarlo y puede volverse en nuestra contra. Escribe cada comentario como si estuvieses hablando ante un auditorio lleno de público,

RRSS Personales vs. RRSS Profesionales. Hay que saber diferenciar muy bien entre el contenido de ambas. Una foto sobre la excursión que has hecho el domingo puede tener un espacio en tu Facebook personal, pero no procede en el de la empresa. Aun así, no porque sea la red personal todo vale. Hay que tener en cuenta que ciertos comportamientos pueden afectar nuestra imagen personal y por lo tanto también la de tu marca. Ante todo, deberemos respetar los valores de nuestra empresa y ser coherentes con ellos en lo que mostramos de nuestra vida personal. Si por ejemplo, trabajo para una determinada empresa de café, no tiene sentido colgar fotos en las que se me vea consumiendo un producto de la competencia.

Gestión a través de un profesional. Estamos acostumbrados a que el propio responsable o dueño de la empresa sea quien gestiones la cuenta de Twitter o Linkedin. En estos casos lo que suele ocurrir, debido a la falta de tiempo de estas personas, es que las RRSS se convierten en una herramienta a la que le dedican únicamente los ratos libres y añaden contenido sin un determinado orden.

Las redes sociales, al igual que ocurre con el resto de acciones empresariales, requieren de una planificación previa y de una estrategia que nos facilite los pasos a dar para lograr los objetivos que se pretenden alcanzar.

Contenido actualizado, relevante y transparente. Esta directamente relacionada con el apartado anterior. Si disponemos de una persona para gestionar los contenidos podrá actualizar de forma periódica la información y estar al día de las novedades y tendencias del ámbito de nuestra empresa.

Vuestros seguidores son clientes potenciales y debemos ofrecerles no solo contenido interesante y actual, si no una conversación fluida con nosotros en la que puedan exponer sus dudas y en algunos casos sus valoraciones, tanto negativas como positivas.

Menos es más. Como conclusión debemos grabarnos a fuego esta reflexión. Si dudamos sobre la publicación de una foto o un comentario, siempre es mejor respirar hondo y esperar un tiempo hasta tener las cosas claras. Lo mismo ocurre con repetir contenidos o bombardear a la audiencia con 30 tweets diarios, ya que el efecto puede ser también el contrario al deseado.

Más vale prevenir que curar.

Pin It on Pinterest